Al partido salú

regino(Escribe Prof. Regino López). La primavera trae con su llegada el renacimiento de la vida y la esperanza y junto a este   renacimiento   esperanzador, nació   el   21   de   setiembre   de   1920,   el   Partido Comunista de Uruguay. Ser comunista es adoptar una filosofía de vida y tomar postura ante las grandes injusticias, entendiendo que el orden económico social, político y cultural  que se nos muestra como natural,  es histórico y que nace de la dominación del hombre por el hombre y de la clase que tiene el poder. El Partido Comunista de Uruguay, nació en medio de las luchas y los combates de los  trabajadores por lograr  mejoras  en su  calidad  de  vida  y en la sociedad.  El partido se nutrió   siempre de clase obrera y trabajadora, de hecho es del seno mismo de esta clase  que  nace y   se manifiesta  tomando  sus mejores cuadros sindicales y políticos. Desde   siempre   apostamos   a   la   unidad   de   la   clase   a   la   que   pertenecemos   y abrigamos la idea de unidad de la izquierda a través de propuestas y proyectos comunes. Fue así que recorrimos un largo camino de búsqueda de unidad sindical y partidaria, con fallas, pero con acumulación de experiencias, permitiendo llegar ala conformación del Frente Izquierda de Liberación en el año 1962,   logrando la presentación común, bajo un mismo lema, de comunistas, batllistas y nacionalistas. Fueron tiempos donde los partidos tradicionales se agotaron en sus concepciones y las posibilidades de concreción de los proyectos avanzados se debieron buscaren otros lugares y allí estuvo el Partido, respetando lo que cada uno pensaba, pero dando posibilidades   de elaboración   programática  y   de cambios   a través  de   un Frente común y eso fue el FIDEL. De esta experiencia de unidad, maduramos para poder trabajar en la concreción final en 1971 del Frente Amplio, junto a compañeros de otras organizaciones de izquierda y provenientes de los partidos tradicionales que vieron la estrategia del Frente Amplio como posibilidad madura y real de los cambios tan necesarios para Uruguay. Nos   tocó   enfrentar   la   dictadura   y   siempre   estuvimos   ahí,   con   cientos   de compañeros presos, detenidos, torturados, clandestinos, destituidos, exiliados   y decenas de desaparecidos. Caía una dirección e inmediatamente se recomponía el organismo y se seguía dando combate. No fuimos los únicos que luchamos contra los   militares   y   civiles   golpistas,   lo   hicimos   junto   a   valerosos   y   valerosas compañeras   y   compañeras   de   otros   grupos,   otras   listas,   otros   partidos, independientes y militantes sindicales. Nos entregamos por completo a la lucha y perdimos a unos cuantos, con heridas que hasta hoy sangran. El Partido es el lugar donde todos nos encontramos, crecemos, nos formamos e integramos las herramientas teóricas y prácticas necesarias para comprender el mundo y la realidad del momento. Somos personas comunes y corrientes, hijos de vecinos, salidos del barrio, que diariamente   trabajamos   y   sufrimos   los   mismos   problemas   y   realidades   que

cualquiera   que   nos   rodea,   pero   que   abrazamos   la   causa   revolucionaria   y   con compromiso y perspectiva de clase nos movemos disciplinadamente, de manera consciente   y   con   el   objetivo   de   concretar   el   socialismo   y   la   eliminación   de   la injusticia y la explotación.