Pensemos a lo macho: ¿y si es una hija nuestra?

Seis víctimas de violencia de género van en lo que transcurre de este 2017 en una sociedad machista que mucho pregona, pero que poco hace desde el propio actuar y sentir en consecuencia.

Porque en toda esta historia somos los propios hombres y las mujeres machistas, que no hacemos mucho para que las tragedias se terminen.

Nos sensibilizamos pero no nos manifestamos.

Nos preocupamos pero por escaso tiempo.

Nos alarmamos pero en la clásica respuesta decimos…..fue en otro lado.

Y capaz el cambio de cabeza que esta sociedad debe tener más allá de las leyes e instituciones que contemplan las denuncias, deben ser por nosotros mismos, los hombres y mujeres patriarcales.

Alguien nos decía el otro día que el todos y todas no es aceptado por la Real Academia Española que si acepta gurises, haiga, y otras más.

Como respuesta dijimos que el todos y todas es justamente un cambio de actitud ante la vida, ponernos en equidad mujeres y hombres, desde lo genérico del lenguaje, para visibilizar e individualizarnos.

Condicionar nuestra existencia a la razón elemental de que todos y todas debemos tener las mismas posibilidades y los mismos desafíos o compromisos.

Sin embargo seguimos teniendo muertas, asesinadas, cobardemente. Seguimos contabilizando femicidios.

Y en otra conversación pensábamos: si los hombres somos tan machos que muchas veces no nos sensibilizamos ante lo que estamos viviendo porque no ponernos a prueba y pensar que esas mujeres asesinadas son hijas.

Quizás sea la única manera que entendamos que el dolor es terrible, nefasto, impactante, porque a pesar de estar cambiando como sociedad, muchos de nosotros seguimos reclamando leyes que es lo mismo que mirar para otro lado.

No son las leyes, somos nosotros, los machos. Los que pegamos cuatro gritos, los que le damos de nalgas a los “malenseñados de la madre”, los que vestimos de rosado a ellas y de celestes a ellos sin pensar que quizás el blanco cuando nacen sea más justo para los dos.

Las cabezas deben cambiar, pero las primeras en esa larga lista, debe de ser la nuestra, la de los machos, pensando que cualquiera de las 6 asesinadas  pudo ser nuestra hija.

Alguien debe parar la mano y ese alguien sos vos, soy yo, macho y muy macho.

 

 

 

 

Daniel Caiazzo

1 comentario en “Pensemos a lo macho: ¿y si es una hija nuestra?”

  1. Está muy bien lo que decis, totalmente de acuerdo. Pero con absoluta ignorancia pregunto ; cuáles serían las medidas prácticas y eficientes para que estas muertes no sucedan. Muy bien lo dicho , basta de pregonar y de tanto bla bla. El aumento de las penas no da resultado, la calificación de femicidios para agravar la pena no da resultado, entonces, cual es la idea a proponer, cual es el iluminado que propondrá una real solución?? Cuando no habrá más violencia contra las mujeres??

Los comentarios están cerrados.