Reconocimiento al grupo de investigadores y celebrada certificación del primer Laboratorio de bioseguridad nivel 3 del país

En un marco muy emotivo y de gran alegría, en la mañana de este viernes 26 de noviembre se realizó el acto de celebración por la certificación de la Plataforma de laboratorios con nivel de bioseguridad 3 (P3) del Uruguay en Salto. Con la presencia del rector de la Universidad de la República, Prof. Rodrigo Arim y referentes de numerosas instituciones nacionales y departamentales, se realizó un reconocimiento al equipo de científicos que trabajan en el Laboratorio de Virología y sus colaboradores más próximos.

Además del rector de la Udelar, participaron del acto, el presidente de la Comisión Coordinadora del Interior y director del Laboratorio de Virología Molecular, Dr. Rodney Colina; la directora del Cenur Litoral Norte, Mg. Graciela Carreño, el prorector y director del Laboratorio de Virología Molecular de la Facultad de Ciencias, Dr. Juan Cristina; el decano de Facultad de Veterinaria, Dr. José Piaggio; el director de la sede Salto Udelar, Ing. Agr. Pancracio Cánepa, el director de la sede Paysandú Udelar, Dr. Liber Acosta, el investigador de la Facultad de Ciencias y el Institut Pasteur, Dr. Gonzalo Moratorio; entre otras autoridades nacionales y departamentales.

El motivo central del acto fue la obtención de la certificación de la Plataforma de laboratorios con nivel de bioseguridad 3 (P3) del Uruguay en Salto, tarea que estuvo a cargo por un equipo de especialistas en bioseguridad de la empresa estadounidense «World BioHazTec Corporation».

Un proyecto audaz
Abriendo la oratoria del acto, el director de la sede Salto, Ing. Agr. Pancracio Cánepa comenzó calificando el acontecimiento como un hito. El director dijo sentirse un privilegiado en ser testigo directo de todo el proceso del Laboratorio P3. Recordando que era representante del área agraria en la sede Salto cuando se presentó la idea y se comenzaron a discutir las primeras propuestas, a llegar a la presente concreción del mismo.
Cánepa destacó el valor de que en su momento la Universidad contara con “disponibilidad presupuestal para proyectos de alto impacto”, señalando que este era “el proyecto más audaz y de mayor envergadura”. Posteriormente recordó también algunas vicisitudes que se presentaron en el proceso de la obra, que llevaron a la detención y demora, lo cual a su vez requirió un esfuerzo en “juntar los recursos necesarios” para poder culminarla.
En otro orden destacó también el hecho de que hay un equipo constituido, junto al grupo motor y quienes han dado impulso, a los “muchachos que han llegado, muchos haciendo sus tesis de grado y luego de posgrado”. En este sentido subrayó “las capacidades humanas es lo más valioso de este proceso”, quienes han podido desarrollar “investigación y docencia, y ante una emergencia del país comenzaron a hacer diagnóstico de rutina” de Covid-19.
El director compartió que muchos aspectos del trabajo que el equipo de virología ha realizado no se conocen, como el hecho de que el mismo equipo científico “se encargaba de limpiar el baño que usaban para que no tuvieran que exponerse funcionarios de limpieza del edificio” demostrando su fuerte compromiso y humanidad.
Un segundo aspecto que puntualizó Cánepa y que da mayor fortaleza a esta concreción es que “Salto en los últimos años elaboró una agenda de desarrollo local que denominó Salto 2030, y dentro de la misma un eje es el de Salto Ciudad universitaria y hábitat del conocimiento”. Lo cual ha sido así porque se reconoce la pre existencia de un conjunto de instituciones, pujando por un desarrollo en este sentido.
En este marco es que se inscribe el equipo humano del P3, quienes dijo “van a poder hacer cosas novedosas para el país”.

Un logro de la Udelar y del país
Graciela Carreño al hacer uso de la palabra calificó como “un día muy importante” para la Universidad de la República. Quien con emoción también expresó haber sido parte de todo el proceso del Laboratorio P3, “primero desde su función desde la Unidad de Apoyo Académico en la Comisión Coordinadora del Interior” haciendo un reconocimiento al Dr. Gregory Randal, quien fuera el director de la CCI en ese momento, así como al entonces rector Rodrigo Arocena. Con quienes compartieron en ese entonces con Rodney Colina “el sueño de tener un P3 en el país”.
La directora del Cenur recordó que el proyecto del laboratorio requirió una planificación muy rigurosa, lo que permitió la obtención del recurso económico. Posteriormente “Colina se radicó en territorio” dándose el desarrollo hasta el día de hoy.
“Lo logrado tiene un valor absoluto” señaló Carreño, por el hecho de disponer del laboratorio y que el mismo “está validado por colegas internacionales”.
Seguidamente reconoció el trabajo de los equipos de la Dirección General de Arquitectura (DGA) y del Programa de Obras de Mediano y Largo Plazo (POMLP) de la universidad, quien fueron los responsables “de hacer que esto sea posible”.
La directora adelantó que desde este laboratorio “se va a trabajar con el Instituto Pasteur, el Instituto Clemente Estable, el Ministerio de Salud Pública, por lo que es un logro del Cenur, de la Udelar y del país”.
En su intervención, Rodney Colina, tras agradecer a todos los presentes, las numerosas instituciones que acompañaron el acto, puso el acento en los estudiantes y en los vecinos presentes.
Para el director del laboratorio “esta plataforma es un punto de arranque, es un comienzo para nosotros” y para todos los trabajos que posibilitará “junto al INIA, el Instituto Pasteru, la Intendencia de Salto, el Instituto Clemente Estable”.
Colina se refirió luego, a lo que esta inversión significó para la Udelar, de un monto estimado de un millón y medio de dólares. El mismo es producto de un visionario Plan Estratégico de la Udelar para el interior.
Al cerrar su oratoria, Colina realizó “un especial reconocimiento a Juan Cristina, quien nos formó a nosotros, científicamente y humanamente”, palabras que fueron acompañadas por un cerrado aplauso del auditorio.

Apostar a la innovación
El cierre del acto estuvo a cargo del rector Arim, quien comenzó manifestando su “alegría de estar presente, palabra que hoy cobra mayor sentido, festejando la certificación del P3”.
El rector comenzó invitando a una reflexión acerca del “por qué llegamos a este lugar y los puertos posibles a futuro” que nos deparará.
Sobre el primer punto expresó “esta obra civil tiene sentido porque hay una acumulación científica previa acá, que se fue ampliando”. “Sin científicos que planteasen el proyecto, lo desarrollaran y lo gestionaran, no hubiese sido posible esto”.
En segundo lugar “porque hubo una voluntad política institucional de la Udelar”, la cual para llevarla adelante requirió “sacrificar otros proyectos” y donde hubo una “apuesta larga de 10 a 12 años”. Este proyecto dijo, va en línea con el objetivo de “construir acceso en todo el territorio nacional”.
Posteriormente Arim valoró el hecho que en la presente semana se pudo inaugurar “dos obras emblemáticas, el martes la Facultad de Veterinaria y hoy este laboratorio, dos concreciones muy trascendentes para el país”.
El segundo componente de su reflexión refirió a la mirada a futuro, “los científicos ¿qué tenemos que hacer de acá en más?, es volver a apostar a la innovación”. Para ello dijo “las alianzas son claves”.
El rector reconoció que concreciones como la del laboratorio “demoran un tiempo de maduración”, recordando que “acá no había conocimiento previo de cómo hacer un P3 y hubo que viajar a otros países para aprender”.
Lo que a su vez ayudó fue contar con las capacidades previas, citando como ejemplo la inmediata reacción que tuvo la Udelar y el equipo presente en Salto, para hacer los test de Covid. Y esto se logró “por las capacidades endógenas del país, el Uruguay tuvo esas posibilidades porque tuvo apuestas previas”, ante lo que reclamó “Uruguay sigue invirtiendo poco en ciencia y tecnología, en cualquier comparación internacional, por lo tanto es un desafío estructural”.
“No podemos funcionar con procesos espamódicos, muy comunes en estas latitudes. Tenemos que tener la capacidad como sociedad de dar previsibilidad a las inversiones y por supuesto que nos evalúen” señaló. Las responsabilidades políticas institucionales obligan a “pensar en largo plazo y no pueden ocurrir discontinuidades”, mencionando lo ocurrido con la incertidumbre ante el sistema de las becas o algunos mecanismos de financiamiento, “siempre con criterio de austeridad republicana”.
“La previsibilidad y la planificación a largo plazo es lo que permitió que tengamos una nueva Facultad de Veterinaria, que tengamos un laboratorio P3 hoy y que tengamos científicos dedicados a esta tarea en todo el territorio nacional. Y esa tiene que ser nuestra apuesta no solo como Universidad de la República, sino como sistema de innovación, de investigación en Uruguay, como sistema de educación público y sobre todo como país” concluyó el rector.