El fútbol regentado por la política

La utilización de la Liga Salteña de Fútbol, ergo sus clubes, a cuenta de réditos políticos ha pasado a ser una corruptible historia de nunca acabar cuando se aproximan las elecciones de nuevo presidente.

Promesas varias, ayuda memoria de favores concedidos, cargos a repartir y compromisos a cuenta de «candidatos» que suponen ser los verdaderos dueños del fútbol.

Y no necesariamente se debe encabezar la intención a presidente sino que ahora también se puede funcionar desde un segundo plano pero siempre priorizando los intereses políticos del caudillo al que siguen.

Y uno ve con asombro dirigentes que nunca lo fueron, que realizan recambios estructurales en sedes, concesiones de comodatos de terrenos para llegado el momento recibir los votos para acceder a una presidencia que a la postre puede ser rentable en una instancia electoral departamental.

Los clubes de la liga están condenados a esos favores y promesas o realmente se manejan con independencia para considerar que es lo mejor?.

De ser así creer en la honestidad e independencia del deporte más popular resulta simplemente imposible.