Falleció «Tito» Aplanalp

La hipocresía de nuestra sociedad se disfraza antes las pérdidas por decir lo que nadie se anima a decir.

Hay referentes de la comunicación que han fallecido en la soledad absoluta.

En el caso de «Tito» Aplanalp pedimos y «mangueamos» una silla de ruedas que su hija nos planteó como pedido. No pudimos resolverlo.

«Tito» fue un auténtico laburante de los medios que nunca se intoxicó con lo que hicieron e hicimos la mayoría: cuantos das, cuanto tengo.

Un artesano de los medios famoso en una anécdota única: filmando el super senior en sus inicios él jugaba en un equipo y estaba de suplente por lo que aprovechó a filmar algunas imágenes hasta que en un momento filmando se pide un cambio y el en plena filmación dice quien entra? Yo? Y dejó la cámara para entrar a jugar.

Un tipo muy culto desde la lectura, la narrativa y desde la cinematografía que la manejaba de taquito. Se recorría a pie Salto para cobrar sus publiciades. Esta sociedad salteña manifiesta su verdadera hipocresía cuando lamenta la pérdida pero poco hace a la hora de que grandes comunicadores en su último tramo poco recibieron, no material, al menos desde la compañía.