Asociaciones de padres de niños con TEA impulsan uso de collar de «girasoles» identificatorio para visibilizarlos

El cordón de girasoles surge en 2016 en Londres. Desde ahí empezó a viajar por varios países de Europa, hasta que llega a Estados Unidos y América del Sur», explicaron.

Asociaciones de padres de niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA) promueven el uso de un cordón identificatorio que permita visibilizar los casos de discapacidades que no son evidentes a los ojos .

De esta forma, buscan evitar situaciones que pueden ser estresantes como largas esperas en filas de aeropuertos, comercios, centros de salud, entre otros, permitiendo una atención ágil que contemple esas necesidades especiales.

Viviana es mamá de una niña de 6 años con TEA. Ella, junto a otros padres, impulsan el proyecto de ley que permita visibilizar la condición de esos niños en situaciones cotidianas para evitar momentos de ansiedad y estrés. El proyecto fue presentado al Ministerio de Desarrollo Social.

“El cordón de girasoles surge en 2016 en Londres. Desde ahí empezó a viajar por varios países de Europa, hasta que llega a Estados Unidos y América del Sur. En julio de este 2023 se aprobó en Brasil un proyecto que indica que el collar de girasoles es una herramienta de visibilidad para todas aquellas personas que tuvieran una condición o discapacidad no visible”, contó Viviana.

“El collar de girasoles va más allá de usar el collar. Además de concientizar a la población, queremos que esto traiga beneficios, de cómo actuar con las personas que usen este collar”, agregó Nadia, mamá de un niño con TEA.