Falleció «El Kaiser» Beckenbauer , Capitán alemán Campeón del mundo

Con 78 años falleció el capitán campeón del mundo como jugador en el mundial de 1974 y que llevó a la selección alemana a levantar la copa en 1990 como director técnico. 

Considerado uno de los mejores de todos los tiempos, y uno de los tres únicos de la historia en ganar la copa del mundo como jugador y como director técnico.

Apodado “El Kaiser (emperador en alemán), Franz Anton Beckenbauer, se destacó por su salida elegante con pelota dominada desde el fondo de la zaga.

Se consagró campeón de Europa (1972) con su selección y levantó la copa del mundo que se disputó en su país (1974), donde le ganó de atrás por 2-1 a la llamada “Naranja Mecánica” de Johan Cruyff.

Con el Bayern Munich logró la Recopa de Europa, tres Copas de Europa (Champions League), una Copa Intercontinental, cuatro Bundesligas y cuatro Copas alemanas.

Fue Balón de Oro de Europa en 1972 y 1976 y se ubica tercero en el ranking como el mejor futbolista del siglo XX por la Internacional de Historia y Estadísticas de Fútbol (IFFHS).

En diciembre de 1993 fue electo como segundo mejor futbolista de la historia de las Copas del Mundo, votado entre mil periodistas. Era presidente honorario del Bayern.

Debutó en el TSV Munich 1860 y a los catorce años lo fichó el Bayern. Su primer partido en la Liga Alemana fue en 1964 y en la selección en 1965, con veinte años

Jugó el Mundial de Inglaterra 1966, donde marcó cuatro goles (uno de los cuales fue contra Uruguay) y deslumbró como líbero, considerado el inventor de esa posición.

En la final tuvo que marcar a Bobby Charlton, el mejor inglés de los que se consagraron campeones del mundo en aquella final polémica donde el árbitro suizo Gottfried Dienst dio por válido el gol fantasma de Geoff Hurst.

En el mundial de 1970 queda tercero tras vencer a Uruguay por 2-1

Fue en 1974 que levanta la copa del mundo en Munich, al ganarle en la final a Holanda por 2-1, con una base de jugadores salidos del Bayern como Paul Breitner, Gerd Müller, Sepp Maier, Uli Hoeness y Jupp Heinckes.

Tres años después se va al Cosmos de Nueva York, que pagó por su fichaje 2.800.000 dólares, donde jugó con Pelé hasta 1980. Luego regresó al Hamburgo hasta 1982, equipo con el que ganó la Bundesliga y volvió a Estados Unidos para terminar su carrera en el Cosmos en 1983. Jugó 670 partidos y marcó 93 goles en su carrera.

En 1984 dirige directamente la selección alemana. En 1986 pierde la final contra Argentina por 3-2, pero en el mundial siguiente, en Italia 90, se vuelve a enfrentar a los dirigidos por Carlos Bilardo. En esa oportunidad los alemanes se quedan con la copa, tras vencer por 1-0.

Dejó la dirección técnica de su selección y pasa por el Olympique de Marsella hasta 1991. Luego vuelve al Bayern junto a Karl Heinz Rummenigge. Fue consejero del club y termina convirtiéndose en vicepresidente. Sin embargo, en 1993 dirigió técnicamente al equipo y logró escalar en la tabla. Ganó la Liga 1993/94. Fue en 1994 que los socios lo eligen como presidente del club. Pese a ello, en 1996 vuelve a dirigir al club y logra la Copa UEFA. En 1997 renueva su mandato como presidente, acompañado de Rummenigge como vice.

Bajo su presidencia ganó seis Bundesligas, una Champions (2001), una Copa Intercontinental (2001) y la Copa de la UEFA 1996, además de perder sobre la hora la Champions 1999 en Barcelona contra el Manchester United. En 1999 se hace cargo del Comité Organizador del Mundial 2006.

En 2009 deja de ser presidente del Bayern, y pasó a ser vicepresidente de la Federación Alemana (DFB). Luego “presidente de honor” del Bayern y “miembro de honor” de la DFB.

En julio del año pasado sufrió un infarto ocular que lo dejó casi sin vista, mientras que la Fiscalía suiza investigaba por unos pagos previos al Mundial 2006 como presidente del Comité Organizador. Se lo investigó desde 2015, acusado de fraude fiscal, malversación de fondos, lavado de dinero y apropiación indebida.

A partir de este escándalo Beckenbauer canceló todas sus apariciones públicas. Negó haber estado involucrado en sobornos y aseguró que él solo firmaba documentos “sin mirar”.