Violencia de Género y tobilleras en Uruguay

La Suprema Corte de Justicia (SCJ) dictó una circular para exhortar a las juezas y jueces a hacer un “uso responsable” de las tobilleras electrónicas que se destinan para situaciones de violencia de género y realizar un relevamiento de estos casos con el fin de determinar si se puede disponer de una solución alternativa. El documento, emitido el 28 de diciembre, se basa en un informe de la Dirección de Monitoreo Electrónico (Dimoe) del Centro de Comando Unificado del Ministerio del Interior (MI) –encargada de monitorear los dispositivos– en el que se plantean distintas dificultades que enfrenta hoy el sistema.

La circular, de hecho, es una respuesta a un reclamo que había hecho unas semanas antes el subsecretario del Interior, Pablo Abdala, en una nota en la que adjuntaba ese informe y advertía a la SCJ sobre una “gran cantidad” de dispositivos colocados de forma “ineficiente” y “por fuera de los perfiles” de usuarios preestablecidos. Esto derivó en un “exponencial incremento de la aplicación de dichos dispositivos, en términos que este ministerio no considera adecuados, en la perspectiva de la protección a las víctimas de violencia de género y, a la vez, de responder a la demanda de la seguridad pública en general”, decía el texto, citado por El País y al que accedió la diaria .

Entre otras cosas, Abdala afirmó que el ministerio identificó decenas de dispositivos que “se mantienen conectados desde hace más de dos años” (cuando el plazo regular es de seis meses), casos de ruptura de tobilleras en los que no hubo seguimiento, y otros en los que hubo reconexiones por “daños reiterados de los ofensores, sin que ello provoque consecuencia alguna” en los responsables.

A su vez, el subsecretario aseguró que hay situaciones que demandarían la aplicación de la tobillera, pero que son “relegadas” por otras medidas de “justificación dudosa”, algo que a su entender “impacta en el combate a la violencia de género”.

El jerarca recordó que, en los casos en los que sería razonable colocar un dispositivo pero no hay ninguno disponible, el MI para proteger a la víctima debe asignar una dupla de funcionarios policiales, en tres turnos, y destinar móviles.

De perfiles y resoluciones

El informe de la Dimoe, que data del 17 de noviembre, enumera dificultades en lo que tiene que ver con los perfiles de los usuarios. Por ejemplo, señala que en los últimos meses se conectaron tobilleras en más de 12 personas en situación de calle, lo que implica algunos obstáculos como la “imposibilidad de determinar un domicilio real y fijo” o la “falta de energía eléctrica para cargar los dispositivos”. Además, en ocasiones, tener tobillera supone dificultades para que puedan acceder al cupo de refugio del Ministerio de Desarrollo Social.

Lo mismo pasa con personas con “problemas de salud mental diagnosticados” –que según la Dimoe “representan una demanda específica y constante”, mayor a la que requieren otros usuarios, lo que provoca “un desgaste de los recursos”– y aquellas con “ideación suicida”. La dirección detalla que, durante los primeros diez meses de 2023, se trabajó con diez usuarios del primer grupo y 18 del segundo .

El informe especifica que cuando la víctima y el ofensor son madre e hijo (tipo de vínculo que se da en 9,5% de los casos activos) son situaciones que también implican complicaciones. Esto es, en parte, porque en las víctimas hay una “falta de comprensión de la problemática, por lo que mantienen a escondidas contacto con el ofensor, abandonando el dispositivo para verlo, brindando alimentación, permitiendo el ingreso al domicilio cuando este concurre, pese a las advertencias del funcionariado policial”. Para la Dimoe, se trata de usuarias y usuarios que “requieren una atención específica, y no la tienen por parte de ninguna institución”.

Por otra parte, el documento advierte sobre víctimas que se sacan el dispositivo de forma intencional, al “no visualizar el riesgo al que se exponen”. En esa línea, asegura que, como “no genera evento ni alarma alguna” que la víctima se retire la tobillera –contrariamente a lo que sucede cuando el agresor lo hace–, la dirección se entera “por otro familiar que alerta o por alguna situación en concreto en donde se deba llamar a la víctima”. En 2023, cinco mujeres fueron heridas por el ofensor en este contexto.

informe de La Diaria

Logo de la diaria

E

Informe de La Diaria