La Sociedad de la Nieve con un salteño destacado: Ramiro Rutz

La película «La Sociedad de la Nieve» ha generado desde su lanzamiento en la plataforma Netflix una innumerable cantidad de historias de vida pero fundamentalmente la demostración a través de un film, de una historia de sobrevivencia única en el mundo donde esa sociedad fue acordada para sobrevivir. En ese sentido la película, nominada al Oscar, tuvo un salteño, como en tantas otras actividades de toda índole, involucrado. Ramiro Rutz fue quien hizo el personaje del hermano del hilo conductor de la película y desde que logró hacerse de un libro en que se contaba lo vivido en Los Andes, se preparó para participar de una película que tuviera que ver con esa historia y ese sueño lo cumplió.

Ramiro Rutz dijo que «estoy en Nueva Zelanda de vacaciones porque a fines del 2022 grabamos La Sociedad de la Nieve y luego hicimos otra película con un caso que me agotó mucho y aproveché la invitación de unos amigos y me vine para acá. La sociedad fue una locura como llegó porque en el 2020 me daban ataques de ansiedad y pánico y mi tío me dio un libro, «Tenía que sobrevivir», y la historia me fascinó aunque ya la conocía y me dispuse a que si había una película sobre ese tema yo quería estar. En el 2018 o 2019, había hecho un casting para una película pero por parecidos no quedé aunque mantuvimos el contacto. En el 2021 me llaman a un casting privado y cuando me mandaron el guión me di cuenta cual era el tema de la película. Me hicieron casting para un personaje que no funcionó y me presentaron la posibilidad de hacer el mellizo de Numa Tucatti, el protagonista de la película, y fue muy loco porque el día que me avisaron que había quedado, era fecha del fallecimiento de mi personaje».

Rutz dijo que la película «cada personaje, cada actor con su personaje tiene una conexión. Fue una locura. Mi participación llegó de la nada, fue el destino. Me tocó grabar en Montevideo, los chicos de la montaña gravaron en Sevilla, Granada y en Los Andes y en partes de Montevideo. A Basyona le decimos Jota y como director es un moustro y una persona increíble, un amor, Hubo una escena muy fuerte que debíamos hacer cuando nos enteramos que Numa no sobrevivió y «Jota» nos ambientó todo para que la escena saliera de la mejor manera».

En cuanto a la nominación como mejor película extranjera en los premios Oscar, Rutz dijo que «mi familia está muy contenta. El boom que hizo la película es increíble. Yo pienso y es una locura estar nominados y ojalá lo celebremos con el clásico «dale campeón».