Día Mundial contra el cáncer,4 de febrero

1 de 21

4 de febrero 2024 – Día mundial contra el cáncer


Desde la Comisión Honoraria de Lucha Contra el Cáncer, como miembro pleno de la Unión Internacional Contra el Cáncer (UICC) nos sumamos a la conmemoración de la fecha. Como ha sido nuestro perfil de trabajo durante más de 30 años, seguimos convocando a trabajar en conjunto con los más diversos sectores y la población del país por el control del cáncer desde la promoción de la salud, la prevención, el diagnóstico oportuno, los tratamientos, el seguimiento y el acompañamiento de los pacientes.

Durante las últimas semanas de enero y las primeras de febrero, estaremos realizando actividades en el marco del Día Mundial, y durante todo 2024 seguiremos trabajando porque la salud la construimos entre todos, todos los días.

Aunando fuerzas a la propuesta de la UICC compartimos sus planteos adecuando los contenidos a la realidad de nuestro país y el trabajo que se viene realizando desde la Comisión Honoraria de Lucha Contra el Cáncer.

1. Prevención y reducción del riesgo

Más de un tercio de los cánceres son evitables, lo que significa que todos podemos reducir nuestro riesgo de desarrollar cáncer.
Al menos un tercio de los cánceres se pueden prevenir, lo que nos da motivos de sobra para trabajar desde la información y educación para tomar decisiones saludables dirigidas a una mejor calidad de vida, de manera que tengamos las máximas probabilidades de prevenir y reducir nuestros riesgos de desarrollar la enfermedad.

Elegir salud

No todos los tipos de cáncer pueden prevenirse, pero hoy sabemos que muchos cánceres sí pueden prevenirse simplemente mediante las elecciones que hacemos con nuestro estilo de vida. Según la Organización Mundial de la Salud, al menos un tercio de los cánceres más frecuentes pueden prevenirse mediante una vida libre de tabaco y nicotina, una dieta saludable, manteniendo un peso sano, protegiéndonos de la exposición solar y realizando actividad física diariamente. También es importante el control médico anual que de acuerdo a tus antecedentes personales y familiares te indicara los estudios necesarios.

Tabaquismo

El consumo de productos de tabaco y nicotina es la causa de diferentes tipos de cáncer que se pueden prevenir. No comenzar a fumar y/o vapear, o si se es fumador, dejar de fumar y o vapear es una de las mejores opciones para reducir el riesgo de desarrollar cáncer. La evidencia es contundente: el consumo de tabaco y nicotina provoca alrededor de 15 tipos diferentes de cáncer, entre ellos cáncer de boca, pulmón, hígado, estómago, colon y ovario, así como algunos tipos de leucemia (cánceres de la sangre). Dejar de fumar y o vapear a cualquier edad puede marcar una gran diferencia: aumenta la esperanza de vida y mejora la calidad de vida. Por eso decimos: Dejar de fumar es todo ganancia!
Dato clave: el tabaco causa 8 millones de muertes por año y causa al menos el 25 % de todas las muertes por cáncer.

Alcohol

El alcohol está estrechamente ligado a un aumento del riesgo de varios tipos de cáncer. Si se reduce y se limita la cantidad de alcohol que se consume, se puede reducir el riesgo de cáncer de boca, faringe, laringe, esófago, colon y mama, y también es posible que se reduzca el riesgo de cáncer de hígado.

Actividad física

Mantener un peso saludable e incorporar la actividad física a la rutina diaria puede ayudar a reducir el riesgo de diez tipos de cáncer: colon, mama, útero, ovario, páncreas, esófago, riñón, hígado, y los cánceres avanzados de próstata y vejiga.

Radiación ultravioleta

Independientemente de la zona en la que vivas o del tipo de piel que tengas debes moderar la exposición a los rayos ultravioleta del sol y evitar las camas solares. Esto ayuda a reducir el riesgo de desarrollar cáncer de piel no melanoma y melanoma. La idea es disfrutar de la vida al aire libre respetando la piel, y cuidándola del bronceado que es sinónimo de daño. Recomendamos especialmente: evitar exponerse entre las 10 y las 16 horas, usar sombrero de ala ancha o con cubre nuca (tipo legionario), ropa preferentemente de colores oscuros, lentes con filtro UV, colocarse protector solar con factor mayor a 30. Elige lugares con sobra.

Vacunación

Se calcula que las infecciones crónicas (normalmente causadas por virus) causan alrededor del 16 % de todos los cánceres del mundo. Algunas de las formas de cáncer más frecuentes, como el cáncer de hígado, el de cuello de útero y el de estómago, se asocian a infecciones por el virus de la hepatitis B (VHB), el virus del papiloma humano (VPH) y la bacteria Helicobacter pylori, respectivamente. Actualmente existen vacunas seguras y efectivas frente al VHB y al VPH que ayudan a proteger contra los cánceres de hígado y de cuello de útero asociados a infecciones.

2 Los mitos y la desinformación

Acceder a información y conocimientos sobre el cáncer puede fortalecernos a todos para romper mitos.

Una mayor concienciación y una información y conocimiento precisos nos dan a todos la capacidad de reconocer signos de alerta tempranos, de tomar decisiones con conocimiento de causa sobre nuestra salud y de hacer frente a nuestros propios miedos e ideas erróneas sobre el cáncer.

Conozca su cuerpo: la detección precoz salva vidas

No todos los cánceres dan muestras de signos y síntomas en fase temprana. Sin embargo, muchos cánceres dan signos de que algo no va bien, como el de mama, el de cuello de útero, el colo – rectal, el de piel, el de boca y algunos cánceres infantiles. Es importarte saberlo, porque, si el cáncer se encuentra de forma precoz, casi siempre hace más fácil tratarlo e incluso curarlo, lo que significa que hay más probabilidades de supervivencia y mayor calidad de vida para las personas diagnosticadas de cáncer. Por esto es importante el autoconocimiento del cuerpo, de esta manera nos permite reconocer los cambios inusuales y buscar ayuda médica profesional con rapidez.
Aunque no presente signos ni síntomas de cáncer y le parezca que está bien de salud, los cribados de algunos tipos de cáncer son pruebas para ver si hay indicios de que se están desarrollando. Algunos cánceres para los que existen pruebas de detección eficaces son el de mama, el de cuello de útero, el colo-rectal (de colon) y el de pulmón.

Dato clave: es más probable que el cáncer que se diagnostica en una etapa temprana se trate con éxito.