Un Salto al desarrollo

Un Salto al desarrollo

En las últimas semanas vengo insistiendo con propuestas para pensar el Salto de los próximos años, sobre temáticas que son imprescindibles para construir un futuro mejor entre todos.
También he comentado que este proyecto transformador está respaldado por un equipo muy comprometido y que reúne distintos perfiles.
Es un grupo humano extraordinario en el que confío plenamente.
Como saben, una de las personas que se integró a nuestro proyecto es la Cra. Vera Facchín, reconocida profesional que cuenta con una experiencia muy interesante en temáticas empresariales vinculadas con el desarrollo comercial, industrial y productivo.
Ella ha insistido desde el primer momento en que la búsqueda de soluciones a los problemas que presenta el departamento requiere un profundo análisis técnico basado en metodologías de trabajo confiables.
Coincidimos en la necesidad de incorporar información estadística correctamente procesada en la planificación de las políticas públicas, para que los resultados de su implementación se ajusten a los objetivos establecidos.
Muchas veces la propia dinámica en la gestión de gobierno lleva a priorizar la experiencia política por encima de los enfoques más técnicos; pero sin dudas estamos ante un cambio de época en el cual se hace imprescindible medir resultados con indicadores precisos. Eso, sin dudas, lleva a mejorar la eficiencia y la eficacia en los procesos de cualquier administración.
Sabemos dónde estamos y hacia dónde queremos ir, y estamos convencidos de que este tipo de trabajos contribuirá a estar mucho más cerca de los buenos resultados.
En el marco de esta planificación, la Cra. Facchín encabeza un equipo que se dedica a elaborar insumos para la discusión, una especie de laboratorio de ideas basadas en datos sobre la realidad que incluye empleo, actividad económica y todo aquello que nuestra gente realmente necesita para mejorar su calidad de vida. Lejos de ser un trabajo «de escritorio», la información surge de un relevamiento en el territorio, conversando con la gente en su barrio, con los comerciantes, los empresarios y los trabajadores de las diferentes áreas de actividad.
Muchas veces se habla de políticas de frontera, de contrarrestar el impacto de eventos negativos que ocurren en el exterior y que afectan la economía local, del desarrollo logístico que pone acento, por ejemplo, en la necesidad de contar con el ferrocarril, así como la generación de empleo en un sentido amplio; sin embargo, esas iniciativas deberían surgir, primero, de un ámbito que procese adecuadamente la información acumulada sobre estos fenómenos, para poder diseñar e implementar políticas públicas con verdadero impacto.
Todo este gran trabajo seguramente confluirá en lo que denominamos Centro de Estudios para el Desarrollo de Salto, un ámbito desde el cual se articulará una agenda relevante con actores departamentales y nacionales relacionados con la temática.
Esta iniciativa está estrechamente vinculada con un hub de innovación tecnológica que estamos imaginando para un futuro cercano, tema sobre el cual me referiré en los próximos días.
Tenemos una agenda intensa y variada, contamos con un gran equipo profesional y humano y cada vez son más las personas que se suman a este sueño.
Estamos muy ilusionados y cada día con más fuerza.