Zelmar y el Toba a 48 años de sus asesinatos por la dictadura militar

Este 20 de mayo se cumplen 45 años de los asesinatos de los dirigentes políticos y ex legisladores Héctor Gutiérrez Ruiz y Zelmar Michelini.
Sus muertes se encuentran dentro de los episodios más tristes de la historia política uruguaya, ya que refiere a dos connotadas personalidades políticas del Uruguay, con gran incidencia en la vida política del momento y con enorme proyección personal y política.

Héctor Gutiérrez Ruiz, había nacido en Montevideo el 21 de febrero de 1934. Fue un importante dirigente político, perteneciente al Partido Nacional.
En su juventud estudió Derecho y Filosofía y sus inicios militantes fueron en el sector herrerista del Partido Nacional.
En 1966 fue elegido, por primera vez, diputado por el departamento de Tacuarembó.
Dos años después participó en la fundación del movimiento “Por la Patria” liderado por Wilson Ferreira Aldunate.
En las elecciones de 1971 reconquistó su banca de diputado.
Entre 1970 y 1971 dirige el diario El Debate. En 1972 fue elegido presidente de la Cámara de Representantes, y un año después volvieron a designarlo para ese puesto, el que ocupó hasta el momento en que se produjo el golpe de Estado, el 27 de junio de 1973.
Exiliado en Argentina se manifestó y movilizó constantemente contra la dictadura militar y la violación de los derechos humanos en Uruguay, acciones que desarrolló hasta la fecha de su secuestro y posterior asesinato.

Zelmar Michelini había nacido en Montevideo, el 20 de mayo de 1924. Durante su juventud estudió Derecho en la Universidad de la República; fue integrante de la Federación de Jóvenes Batllistas y Secretario General del Centro de Estudiantes de Derecho y de la Federación de Estudiantes Universitarios.
Fue militante del Partido Colorado, en la Lista 15 de Luis Batlle Berres; dirigente bancario y entre 1947 y 1951 se desempeñó como secretario del presidente Luis Batlle.
En 1954 fue elegido diputado por prime vez, y en 1958, a pesar del triunfo nacionalista, volvió a obtener un escaño en la Cámara de Representantes.
Por discrepancias con Batlle Berres abandona la Lista 15, en 1962, y funda, junto a Renán Rodríguez, la Lista 99 – Movimiento por el Gobierno del Pueblo; con la que obtuvo su reelección como diputado.
Ejerció el periodismo en diversos medios, entre ellos: Acción, Hechos, El Diario, La Mañana, Marcha, Respuesta y La Opinión de Buenos Aires.
En 1966, su apoyo a la reforma constitucional que abolía el Consejo Nacional de Gobierno y restablecía la figura del Presidente de la República, lo llevó a distanciarse de Renán Rodríguez, quien defendía el colegialismo.
Michelini analizó la posibilidad de un acuerdo con Óscar Gestido para acompañarlo en la fórmula presidencial en las elecciones de aquel año, pero finalmente la negociación no prosperó y Michelini decidió postularse a la Presidencia, acompañado en la fórmula por Aquiles Lanza. No obtuvo una votación elevada, pero logró alcanzar una banca en la Cámara de Senadores. En 1967 el presidente Gestido lo designó Ministro de Industria y Comercio, pero Michelini acabaría renunciando pocos meses más tarde por discrepancias con el gobierno. Retornó al Senado, donde se constituyó en un duro crítico del entonces presidente Jorge Pacheco Areco.
En 1970 abandona el Partido Colorado y se acerca al Partido Demócrata Cristiano. Desde allí, y con otros partidos y grupos de izquierda, participa en la fundación del Frente Amplio, en 1971.
En las elecciones de ese año se postula al Senado, esta vez por la lista 9988 del Frente Amplio.
Durante 1972 es víctima de diversos atentados contra su casa y su auto.
En junio de 1973, el Senado de la República se encontraba tratando el pedido de desafuero del senador Enrique Erro, por sus presuntas vinculaciones con el movimiento MLN – Tupamaros.
En este marco político convulsionado viaja a Buenos Aires para evitar el regreso del Senador Erro. Al día siguiente, el 27de junio de 1973, se produce el Golpe de Estado.
Michelini queda exiliado en Buenos Aires, desde donde llevó a cabo un sinnúmero de actividades y denuncias contra la violación a los derechos humanos de la dictadura en Uruguay.

Ambos dirigentes fueron secuestrados en Buenos Aires el 18 de mayo de 1976 y sus cuerpos encontrados el 20 de mayo, junto al matrimonio de refugiados políticos Rosario Barredo y William Whitelaw Blanco.