Mayo 2024: 50% de los uruguayos aprueba gestión del Gobierno Nacional,según Opción Consultores

La aprobación del gobierno nacional crece por segundo trimestre consecutivo, a impulsos principalmente del electorado oficialista y retornando a niveles similares a los del primer semestre de 2022.

Faltando algo menos de nueve meses para el cierre del actual ciclo de gobierno encabezado por el Presidente Lacalle Pou, la mitad de los uruguayos evalúa favorablemente su labor, con un 17% que considera la gestión muy buena y otro 33% que la califica como “buena”. Quienes en cambio desaprueban la gestión suman un 28%, desagregado en partes iguales entre quienes opinan que la misma es “mala” o “muy mala”. De este modo, se configura un saldo evaluativo positivo de +22.

Observando la serie histórica del actual ciclo, se trata del segundo crecimiento trimestral consecutivo de la evaluación positiva, que primero trepó del 42% al 45% y ahora salta al 50%, luego de un largo período de estabilidad donde la aprobación superó levemente el 40%. Para encontrar un nivel de aprobación en torno a la mitad poblacional, debemos remontarnos al segundo trimestre de 2022. La desaprobación, en tanto, no ha variado sustancialmente en los últimos trimestres, generalmente situándose cerca de los 30 puntos porcentuales. Si se confirmara este repunte de la aprobación de gobierno en el último año de gestión, estaríamos asistiendo a un ciclo evolutivo “clásico” en forma de “u”, caracterizado por un comienzo de alta aprobación (coincidente con el llamado período de “luna de miel”), un descenso posterior en los años intermedios y una recuperación durante los tramos finales y en el marco del ciclo electoral.

Este empuje reciente de la aprobación está fundamentalmente explicado por cambios al interior del electorado coalicionista. Mientras en 2023, aproximadamente 7 de cada 10 electores de partidos que conforman la CR aprobaban la gestión gubernamental, hoy lo hacen 8 de cada 10. En el electorado opositor, la aprobación alcanza a un minoritario 14%, guarismo algo superior a los porcentajes registrados en mediciones previas. Vale destacar que no están incluidos en esta medición los eventuales efectos de las nuevas revelaciones del caso Astesiano y la discusión pública generada en torno a la responsabilidad del Presidente en dicho caso.

La comparación con ciclos previos de gobierno nacional sigue también marcando un posicionamiento favorable del actual gobierno, acercándose a su fin de su ciclo en situación notoriamente mejor que los anteriores gobiernos conducidos por alguno de los partidos fundacionales desde 1984 en adelante

gobiernos frenteamplistas a un mismo punto del ciclo, sigue comprobándose que los guarismos de aprobación se parecen mucho más a la gestión encabezada por José Mujica que a la segunda gestión de Tabaré Vázquez contaba una de +24 y la segunda gestión Vázquez con un saldo negativo de -13.

Si bien la evaluación de gestión suele influir en la intención de voto, por el momento esta mejora en la mirada del gobierno nacional, no se ha traducido en una mejora de la intención de voto hacia el oficialismo de cara a las elecciones presidenciales. Tal como exhibimos en nuestro informe de intención de voto, las preferencias por partido y por bloques se han mantenido estables durante 2023 y lo que va de 2024.

Finalmente, cuando se considera la gestión en los principales temas de preocupación ciudadana (economía y seguridad), los resultados son muy disímiles. En economía, la gestión tiene un leve saldo positivo (+8) y una pequeña mejora frente al trimestre anterior, al alcanzar un 41% de aprobación y un 33% de aprobación. En seguridad, en cambio, hay un claro saldo negativo (-27), que prevalece desde ya hace varios trimestres y que hoy se conforma con un 22% que aprueba la labor en esta área y un 49% que la desaprueba. Además, solo un tercio del electorado de la coalición aprueba la gestión del gobierno en seguridad. Esto significa que hay un segmento muy importante del electorado oficialista que, a pesar de no aprobar la labor gubernamental en su conjunto, sí aprueba su gestión en general. Se repite, por tanto, la conclusión de trimestres previos de medición: igual que en el gobierno anterior, la seguridad pública es la principal debilidad de posicionamiento del gobierno actual ante la ciudadanía