¡Se terminó la espera, empieza un nuevo amanecer!, Senador Germán Coutinho

No dejan de sorprenderme las demostraciones de afecto y compromiso de los salteños. Compañeros de ruta, familiares, amigos de toda la vida, dirigentes leales desde la primera hora, otros que recobraron el entusiasmo y están haciendo el mayor esfuerzo como en los mejores momentos, personas que por primera vez están trabajando políticamente convencidas de que representamos sus ideales… Son sentimientos muy profundos y le agradezco a la vida por permitirme seguir haciendo lo que más me gusta, lo que más me apasiona, rodeado de tanta gente que me ha dado contención para superar adversidades y que me impulsa cada día a ofrecer lo mejor de mí.
Es realmente emocionante sentir que la gente deposita en nuestro proyecto político su esperanza de un futuro mejor, que en definitiva es el gran anhelo de todos quienes vivimos en este hermoso departamento.
Sentimos que se terminó la espera, que ya no hay lugar para lamentos ni reproches. Llegó el momento de utilizar la mejor herramienta para el cambio como lo es la posibilidad de elegir. A partir del próximo domingo empezaremos a construir nuestro propio destino, como sociedad, como familia, como individuos. Por eso hacemos tanto hincapié en que a ese derecho –que demanda pocos minutos, pero que define el futuro– debemos ejercerlo conscientemente, con madurez, con seguridad, en base a certezas.
Aquí no hay enemigos, todos somos parte de la misma esencia, somos salteños de corazón y queremos el bienestar colectivo. Por eso decimos que todo lo que hacemos en política es «a favor de» y no en contra de alguien.
Pero también es imprescindible diferenciar entre los que tienen ganas de ayudar a salir de la situación en que se encuentra el departamento y quienes tienen una sólida trayectoria y una vocación de servicio que avala que ese cambio será favorable, que no se basará en improvisaciones que puedan agudizar los problemas y lleven a nuevas frustraciones.
Tenemos un enorme potencial para salir adelante, pero no nos sobra tiempo para seguir experimentando fórmulas que no han dado respuestas a las necesidades de la gente.
En un contexto más amplio, el domingo que viene daremos el primer paso para la reconfiguración de la Coalición Republicana a través de los liderazgos de los partidos que la integran. No es algo menor, porque los próximos cinco años serán determinantes para las transformaciones que aún necesita el país. Y en ese escenario será clave la conducción partidaria, porque se necesitará mucha experiencia, capacidad de negociación, conocimiento pleno de la realidad del país y templanza para integrar un gobierno multipartidario sin resignar las ideas batllistas.
Por eso decimos que el próximo domingo no votamos a un candidato, sino que elegimos a un líder. Y ese líder es Tabaré Viera, sin dudas. Es el referente del interior del país con más de 30 años de experiencia en el Estado. Nadie conoce mejor que él la función de gobierno y además posee la sensibilidad propia de una persona del norte del país. Mejor representados no podremos estar.
Imaginen cómo sería un gobierno departamental del Partido Colorado con todos los teléfonos institucionales habilitados y un articulador como Tabaré Viera como protagonista del gobierno nacional. Sinceramente, sería el escenario ideal para superar rápidamente todas las adversidades que afectan el bienestar de nuestra gente.
Tenemos una oportunidad única para continuar por la senda del desarrollo como país y para que Salto se integre a ese proceso transformador que ha cambiado la vida a miles de familias uruguayas.
Lo vamos a hacer mejor, con todos ustedes, en equipo, con propuestas superadoras, con optimismo, con responsabilidad, con mucha fuerza y convicción.
Solo les pido que se animen a soñar en grande.