Simulacro de accidente aéreo en Montevideo

“Todo salió a la perfección”, dijo el director de SAME Buenos Aires, Alberto Crescenti, especialista en emergencias como el siniestro simulado el lunes 24 en el aeropuerto de Mellila. De ocho víctimas, cinco fueron atendidas en el Hospital del Cerro; una en Las Piedras, por cercanía; otra en el Maciel, por la magnitud de las lesiones, y una falleció en el accidente. Crescenti y autoridades de ASSE y SAME Uruguay valoraron la importancia de hacer más simulacros.

El director de SAME Buenos Aires aseguró que se activaron las acciones y protocolos que debían cumplirse con víctimas múltiples: única voz de mando, cordón de seguridad y comunicaciones. Según señaló, todo salió a la perfección y se demostró coordinación. Crescenti sostuvo que se deben hacer simulacros de manera continua, a fin de capacitar y entrenar a los técnicos y profesionales que intervienen para que el sistema de seguridad integrado por Bomberos, Policía y SAME cumpla su rol de manera adecuada.

“Nunca en emergencia se habla de capacidad ociosa, porque cuando se necesita hay muchos factores a tener en cuenta, y hay que actuar en consecuencia”, dijo Crescenti, quien desafió a continuar esta práctica. “Los felicito porque han demostrado sincronización. Hay muchos simulacros en los escritorios, pero hay que hacerlos en el terreno”, reafirmó.