«Decir alegre y llanamente que el narco está en el gobierno es una afirmación muy grave», dijo el Presidente

Una pena que la voracidad electoral, que la demostraron desde el inicio de la pandemia con caceroleos, llegue a este límite», agregó.

El presidente Luis Lacalle Pou criticó este viernes la reacción del Frente Amplio (FA) tras la crisis que se desató en las últimas semanas en el gobierno a raíz de las derivaciones por la entrega del pasaporte al narcotraficante Sebastián Marset. «Decir alegre y llanamente que el narco está en el gobierno es una afirmación muy grave», aseveró el mandatario en rueda de prensa durante una visita a la ciudad de Dolores (Soriano).

Hay que «bajar los decibeles», pidió el presidente, que expresó sobre la oposición: «No son ejemplo de nada». Primero hay que «mirarse al espejo» y en segundo lugar, si hay «convicción» de algún delito, presentarse en la Justicia, sumó.

«¿Cuál es el gobierno en el cual participa el narco? Creo que en ninguno de los dos. Hay que ser cuidadosos y hacerse cargo», añadió Lacalle luego de recordar la fuga del mafioso italiano Rocco Morabito y los encuentros que éste mantenía en Cárcel Central con el narco mexicano Gerardo González

Valencia, algo que sucedió durante la última administración del Frente Amplio (2015-2020).

«Es una falta de respeto del Frente Amplio, sobre todo cuando claramente las actitudes han sido distintas», planteó el jefe de Estado, que agregó: «Una pena que la voracidad electoral, que la demostraron desde el inicio de la pandemia con caceroleos, llegue a este límite».