Se viene La Niña

El mundo se despide de El Niño, su contraparte. Pedro Di Nezio, experto en ciencias atmosféricas, detalló que, lejos de ser un alivio, podría intensificar las condiciones para fenómenos extremos en algunas regiones

Uno de los grandes contribuyentes a las temperaturas globales récord del año pasado, El Niño, casi ha desaparecido, y su opuesto, La Niñaestá en camino.

Si eso es un alivio o no, depende en parte de dónde viva. Todavía se pronostican temperaturas superiores a lo normal en todo Estados Unidos en el verano de 2024 . Y si vive a lo largo de las costas del Atlántico o del Golfo de EE. UU., La Niña puede contribuir a la peor combinación posible de condiciones climáticas para alimentar huracanes .

¿Qué es La Niña?

La Niña y El Niño son los dos extremos de un patrón climático recurrente que puede afectar el clima en todo el mundo.

Los meteorólogos saben que La Niña ha llegado cuando las temperaturas en el Océano Pacífico oriental a lo largo del ecuador al oeste de América del Sur se enfrían al menos medio grado Celsius (0,9 Fahrenheit) por debajo de lo normal. Durante El Niño, la misma región se calienta. Esas fluctuaciones de temperatura pueden parecer pequeñas, pero pueden afectar la atmósfera de maneras que se propagan por todo el planeta.ñ

La Niña se acerca: cómo influirá en la próxima temporada de huracanes y qué se espera para el hemisferio sur

El mundo se despide de El Niño, su contraparte. Pedro Di Nezio, experto en ciencias atmosféricas, detalló que, lejos de ser un alivio, podría intensificar las condiciones para fenómenos extremos en algunas regiónAsí se ve México durante el paso del Frente Frío 9 y una masa de aire frío. Foto: Centro Nacional de HuracanesAsí se ve México durante el paso del Frente Frío 9 y una masa de aire frío. Foto: Centro Nacional de Huracanes

Uno de los grandes contribuyentes a las temperaturas globales récord del año pasado, El Niño, casi ha desaparecido, y su opuesto, La Niñaestá en camino.

Si eso es un alivio o no, depende en parte de dónde viva. Todavía se pronostican temperaturas superiores a lo normal en todo Estados Unidos en el verano de 2024 . Y si vive a lo largo de las costas del Atlántico o del Golfo de EE. UU., La Niña puede contribuir a la peor combinación posible de condiciones climáticas para alimentar huracanes .

¿Qué es La Niña?

La Niña y El Niño son los dos extremos de un patrón climático recurrente que puede afectar el clima en todo el mundo.

Los meteorólogos saben que La Niña ha llegado cuando las temperaturas en el Océano Pacífico oriental a lo largo del ecuador al oeste de América del Sur se enfrían al menos medio grado Celsius (0,9 Fahrenheit) por debajo de lo normal. Durante El Niño, la misma región se calienta.

Esas fluctuaciones de temperatura pueden parecer pequeñas, pero pueden afectar la atmósfera de maneras que se propagan por todo el planeta.Los meteorólogos esperan una rápida transición a La Niña, probablemente a finales del verano del hemisferio norte (EFE/Martin Alipaz/Archivo)
Los meteorólogos esperan una rápida transición a La Niña, probablemente a finales del verano del hemisferio norte (EFE/Martin Alipaz/Archivo)

Los trópicos tienen un patrón de circulación atmosférica llamado Circulación de Walker , llamado así en honor a Sir Gilbert Walker, un físico inglés de principios del siglo XX. La Circulación de Walker son básicamente bucles gigantes de aire que suben y bajan en diferentes partes de los trópicos.

Normalmente, el aire se eleva sobre el Amazonas Indonesia porque la humedad de los bosques tropicales hace que el aire sea más flotante allí, y desciende en África Oriental y el Pacífico oriental. Durante La Niña, esos bucles se intensifican, generando condiciones más tormentosas en los lugares donde suben y condiciones más secas donde descienden. Durante El Niño, el calor del océano en el Pacífico oriental cambia esos bucles, por lo que el Pacífico oriental se vuelve más tormentoso.

EL Niño y La Niña también afectan la corriente en chorro, una fuerte corriente de aire que sopla de oeste a este a través de EE. UU. y otras regiones de latitudes medias. Durante El Niño, la corriente en chorro tiende a empujar las tormentas hacia los subtrópicos, haciendo que estas áreas típicamente secas sean más húmedas. Por el contrario, las regiones de latitudes medias que normalmente sufrirían tormentas se vuelven más secas porque las tormentas se alejan.

Este año, los meteorólogos esperan una rápida transición a La Niña, probablemente a finales del verano [del hemisferio norte]. Después de un fuerte El Niño, como el que vivió el mundo a finales de 2023 y principios de 2024, las condiciones tienden a cambiar con bastante rapidez hacia La Niña. Cuánto tiempo durará es una pregunta abierta. Este ciclo tiende a oscilar de extremo a extremo cada tres a siete años en promedio, pero mientras El Niño tiende a ser de corta duración, La Niña puede durar dos años o más.

Qué sucede en el hemisferio sur durante La Niña?

Los impactos de El Niño y La Niña son casi una imagen especular en el hemisferio sur. Chile y Argentina tienden a sufrir sequías durante La Niña, mientras que la misma fase provoca más lluvias en el Amazonas. Australia sufrió graves inundaciones durante la última La Niña. La Niña también favorece el monzón indio, lo que significa precipitaciones superiores a la media. Sin embargo, los efectos no son inmediatos. En el sur de Asia, por ejemplo, los cambios tienden a aparecer unos meses después de la aparición oficial de La Niña.

La Niña es bastante mala para el este de África, donde las comunidades vulnerables ya se encuentran en una sequía de largo plazo.La Niña debería enfriar un poco las cosas, pero las emisiones de gases de efecto invernadero que impulsan el calentamiento global siguen aumentando en el fondo. Entonces, si bien las fluctuaciones entre El Niño y La Niña pueden causar cambios de temperatura a corto plazo, la tendencia general es hacia un calentamiento del mundo.