Las Hogueras de San Juan

A través de hogueras, música, baile y rituales, la festividad de San Juan rinde homenaje al solsticio de verano y marca el inicio de una nueva estación con esperanza y alegría. Desde el punto de vista religioso, también se celebra un santoral.

Junio tiene una noche que muchas personas encuentran llena de magia: es la que siempre se ha considerado la noche más corta del año, aunque lo cierto es que la noche más breve del año no es siempre el mismo día. La noche más corta del año es la del solsticio de verano —que tiene lugar el 20 de junio a las 22:51—. Pero la noche del 24 de junio… esa lo que tiene es magia.

La de San Juan es una noche en la que, a través de diferentes rituales, la gente intenta atraer la buena suerte. La esperada noche de San Juan en 2024 es la que transcurre desde que termina el 23 al 24 de junio. El origen de la celebración de la noche de San Juan se remonta a la antigua de festejar la víspera del solsticio de verano en el hemisferio norte. Miles de años después, sigue siendo una noche especial.

HOGUERAS DE SAN JUAN

Las raíces de las hogueras de San Juan se hunden una ancestral costumbre pagana que marcaba el solsticio de verano: las antiguas comunidades del hemisferio norte encendían fogatas para dar la bienvenida al buen clima y para atraer la prosperidad. Para algunas culturas, estas llamas estaban vinculadas al culto solar, como en el caso de los antiguos incas, quienes honraban al dios Inti con una festividad que marcaba el inicio del nuevo año.

Con la llegada del cristianismo, la Iglesia vinculó este rito pagano con el nacimiento de San Juan Bautista. Y es que, según algunos relatos bíblicos, Zacarías, padre de San Juan Bautista, encendió una hoguera para anunciar el nacimiento de su hijo. Así, la tradición ancestral de las hogueras en el solsticio de verano se amalgamó con la festividad cristiana del nacimiento de San Juan.

Además de las hogueras, la noche de San Juan está llena de rituales según el lugar del mundo donde se celebre. Estas tradiciones tienen el propósito de atraer la buena fortuna, desterrar los malos augurios y celebrar la llegada del verano